Home > El post-trading en Europa: una industria en transformación

El post-trading en Europa: una industria en transformación

Javier Planelles. Director Corporativo del Área de Servicios Operativos. Cecabank

Los retos a los que se enfrenta el sector del post-trading son tanto tecnológicos como operativos y normativos. Solo aquellas entidades que sean especialistas y tengan la escala suficiente podrán afrontarlos con garantías.

El concepto de post-trading es muy amplio y cuando dos interlocutores del sector financiero lo están utilizando no siempre se están refiriendo a lo mismo debido al diverso número de actuaciones que puede englobar. No obstante, podríamos afirmar que las actividades del post-trading son aquellas que realizan los bancos depositarios y custodios para permitir que las compras y ventas de activos financieros sean ejecutadas, compensadas, liquidadas y custodiadas hasta que se produzca el cambio de titularidad de los mismos.

“Para poder afrontar estos cambios, factores fundamentales como la especialización y tener el tamaño necesario no son suficientes”

En los últimos años, el sector ha vivido un proceso de armonización muy profundo a nivel europeo ya que han confluido un gran número de normativas y proyectos que han forzado al sector a la convergencia. Algunos de los más importantes han sido los siguientes:

  • Target 2 Securities (T2S). España se incorporó a T2S en septiembre de 2017. Esta incorporación supuso llegar al final de un proyecto que se inició en Europa en el año 2007. T2S fue uno de los mayores proyectos de infraestructura puestos en marcha por el Banco Central Europeo con el objetivo de proporcionar servicios de liquidación de operaciones de valores de modo armonizado en toda Europa y de ser un paso relevante hacia la consecución de un mercado de valores único integrado para los servicios financieros. Para lograr el objetivo de armonización del proyecto, los 24 Depositarios Centrales de Valores (DCV) que participaron en T2S tuvieron que realizar desarrollos significativos para adaptar sus sistemas a T2S. Durante el año 2018, el Banco Central Europeo ha anunciado un nuevo proyecto denominado Consolidación de Target y T2S.
  • Directiva de Organismos de Inversión Colectiva en Valores Negociables conocida como UCIT. En 2016 entró en vigor en toda Europa su quinta versión y en España ha sido desarrollada y transpuesta tanto en la Ley como en el Reglamento de Depositarios y en Circulares de CNMV en los años posteriores. Esta normativa junto con la Directiva de Fondos Alternativos (Directiva AIFMD) ha tenido un impacto muy relevante en el sector ya que ha aumentado las responsabilidades del depositario y las ha armonizado a nivel europeo.
  • Directiva MiFID II (Markets in Financial Instruments Directive) que tiene por objetivo fundamental reformar el marco regulador de los mercados financieros estableciendo como principales líneas de actuación la transparencia y la protección del inversor. MiFID II es una Directiva aprobada en el año 2014, pero también un gran número de normativa de diferente rango aprobada por el Parlamento Europeo y la propia transposición a nuestro ordenamiento, que aún no se ha producido a día de hoy, aunque determinados preceptos entraron en vigor el 1 de enero de 2018. MiFID II tiene un ámbito de actuación muy amplio ya que afecta a procesos que se refieren a la contratación y la ejecución de las operaciones en mercado, la formación de las redes comerciales, el reporte de las operaciones al supervisor o las herramientas tecnológicas de relación con el cliente. A pesar de que el gran afectado por MiFID II es la distribución de activos entre los clientes minoristas, el post-trading también se ve muy afectado por la misma.

Los anteriores cambios son muy recientes y aún no han producido todos sus efectos en el sector. No obstante, aunque se refieren a diferentes ámbitos en todos los casos se trata de proyectos europeos que implican una adaptación de la normativa de nuestro país, implican cambios en el funcionamiento de los mercados y para su adaptación los custodios y depositarios deben realizar inversiones muy relevantes y contar con personal especializado.

“La verdadera Transformación Digital comienza por entender al cliente, situarlo en el centro de la estrategia y trasparentar el valor añadido que cada entidad le puede aportar”

Para poder afrontar estos cambios, factores fundamentales como la especialización y tener el tamaño necesario no son suficientes, ya que la presión competitiva, la situación de los tipos de interés y la reducción de los volúmenes contratados en toda Europa hace que el sector se encuentre en un proceso de reducción de las comisiones unitarias y de los ingresos.

Este contexto hace imprescindible la utilización de las nuevas tecnologías y el explorar formas diferentes de afrontar las mismas funciones con una inmersión total en procesos de Transformación Digital. No obstante, la verdadera Transformación Digital no comienza por las inversiones, ni por la regulación, ni por el posicionamiento comercial, sino que se basa en entender al cliente, situarlo en el centro de la estrategia y trasparentar el valor añadido que cada entidad le puede aportar con el uso más adecuado y eficiente de la tecnología disponible en cada momento.

Las tecnologías que afectan al post-trading son muchas y tienen grados de madurez muy distintos, pero es muy habitual oír hablar a los miembros de la industria de Robotización de Procesos (RPA), de Inteligencia Artificial, de tecnologías de Registro Distribuido (DLT) o Blockchain, de Cloud Computing o de Big Data.

De todas estas tecnologías quizá el RPA y el Cloud Computing son las que mayor aplicación práctica inmediata tienen en este momento en que la industria tiene el foco puesto en la reducción de costes y en la reducción de tiempos en la ejecución de proyectos. No obstante, sobre todas ellas la industria está trabajando para buscar aplicaciones prácticas.

Mención especial merece el DLT ya que la promesa de la des-intermediación de los mercados y la supuesta supresión de los depositarios centrales de valores o de los bancos centrales mantiene muy alerta tanto a los supervisores como a los reguladores. La realidad de este tipo de tecnologías es que su grado de madurez respecto a su utilización de forma generalizada es muy bajo y que en ningún caso las utilizaciones que se están experimentando suponen ninguna disrupción. A pesar de esto, es generalizada la opinión que en algún momento, más cercano que lejano, comenzarán a utilizarse este tipo de tecnologías en todo aquello relacionado con el intercambio y certificación de información.

Los cambios operativos, normativos y las nuevas tecnologías a utilizar para hacer procesos más eficientes y adaptados a las necesidades del cliente hacen que los custodios y depositarios deben hacer frente a una nueva realidad en la que para salir exitoso debe producirse un proceso de Transformación Digital basando en incrementar su transparencia hacia empleados, proveedores y clientes y en adaptar constantemente su oferta en tiempos cada vez menores y con los menores costes posibles.

 

Este artículo fue publicado por la Revista España Funds People, en el Número 115 correspondiente a enero de 2019.

Compártelo en: