Cecabank con la COVID

El pasado 11 de marzo de 2020, siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias, en Cecabank activamos nuestro Plan de continuidad y contingencia por coronavirus COVID-19.

Por ello, trasladamos nuestra actividad a remoto y en menos de una semana, casi el 100% de los empleados se encontraban teletrabajando en sus casas. Dicha medida respondió a la necesidad de contener el riesgo de contagio protegiendo la salud de sus empleados y familiares sin perder la calidad de nuestros servicios.

Todos los que formamos parte de Cecabank demostramos, una vez más, nuestra calidad humana y solidaridad. Por lo que también se alcanzó una cifra récord de 55.350 euros como suma de las aportaciones realizadas entre todos los que formamos parte del universo Cecabank  destinados a la iniciativa solidaria #CruzRojaResponde de Cruz Roja Española.

Durante el confinamiento, el equipo de personas que conforma Cecabank demostró una profesionalidad y una capacidad de adaptación al entorno que no sólo nos permitió operar con normalidad, sino que nos ha brindado importantes éxitos comerciales y operativos. Una vez más, se prueba la consolidación de Cecabank como una entidad que está plenamente preparada digitalmente, innovadora y capacitada para los duros retos que nos está poniendo el panorama actual.

Durante el mes de julio, llegó el momento de volver a nuestras instalaciones. Cecabank ha diseñado un excelente Plan de Desescalada que cuenta con la garantía de calidad que otorga la Comunidad de Madrid. Los parámetros en los que se basa nuestro plan de desescalada son prudencia, coordinación, agilidad y flexibilidad. Además, con el objetivo de proteger la salud de sus empleados y familiares, el Plan de Desescalada de Cecabank incorpora una extensa serie de protocolos distribuidos en tres ámbitos:

  • Medidas de protección: procedimientos de desinfección y limpieza reforzada; aprovisionamiento, almacenaje y distribución de material de higiene y protección; actuaciones específicas sobre instalaciones de climatización; normas de uso de puertas; protocolo de realización de pruebas clínicas previas a la reincorporación; y medidas a adoptar en caso de detección de empleados con síntomas compatibles con la enfermedad.
  • Nuevas pautas. Se han elaborado normas relativas al uso de zonas comunes y salas de reuniones, así como viajes y visitas. También se han preparado recomendaciones para el uso de los puestos de trabajo y la higiene colectiva. Todo ello se verá favorecido por una señalética específica que nos ayudará a conocer y respetar estas nuevas pautas.
  • Facilitadores. Se dotaron todos los medios técnicos necesarios para mantener la protección en cualquier acción que se realice.