España llama a unos inversores aún cautos