La gestión socialmente responsable, cada vez más competitiva