Punto de inflexión en la banca española: los márgenes de intereses tocan fondo