La principal amenaza es que los gigantes de Internet acaben interponiéndose en la relación con los clientes